Test rápido de VIH en espacios públicos porteños: a 78 personas les dio positivo

En las 41 jornadas de testeo gratuito en 18 plazas y esquinas de la Ciudad en casi cuatro años, más de 5700 personas se acercaron a un tráiler sanitario espontáneamente para hacerse la prueba rápida de VIH.
En algo más de 15 minutos, la mayoría supo que no había contraído el virus y siguió su camino con más información sobre cómo reducir riesgos. Pero 78 hombres y mujeres recibieron un resultado positivo y recibieron la derivación necesaria a los servicios de infectología de los hospitales de referencia, como el Muñiz, Ramos Mejía, Tornú o Argerich, entre otros.
La última jornada fue hace casi dos semanas en el barrio de Liniers. En la esquina de Rivadavia y Barragán, técnicos de los centros de testeo rápido que funcionan en la jurisdicción atendieron 80 consultas, brindaron información sobre otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y ofrecieron preservativos.
La campaña por los barrios de la Coordinación Salud Sexual, SIDA e ITS del Ministerio de Salud porteño comenzó en 2015, luego del interés que había generado en diciembre del año anterior la oferta del test rápido de VIH en la Plaza San Martín por el Día Mundial del VIH/sida. Desde entonces, equipos de técnicos hicieron las jornadas en Pompeya, Chacarita, Belgrano, Villa Lugano, La Boca, Barrio Piedrabuena, Pacífico, Parque los Andes, Plaza Congreso, Barrio Mitre, Parque Centenario y Bajo Flores, entre otros puntos.
Con esto se facilita el acceso a la prueba de VIH, pero también al diagnóstico oportuno. Más de la mitad (53,9%) de las personas testeadas dijo que los hizo “porque pasaba y vio el tráiler”, el resto se había enterado por las redes sociales o comentarios.
“Es una prueba de tamizaje por lo que requiere de un diagnóstico confirmatorio en los casos con resultados positivos. Pero es un test con alta sensibilidad y especificidad: existe la posibilidad de un resultado falso positivo, pero es raro, mientras que el falso negativo está en menos del 1% de los casos”, explicó Adriana Durán, médica epidemióloga a cargo del Área de VIH de la Coordinación Salud Sexual, SIDA e ITS.
En las 41 salidas del tráiler sanitario a los barrios durante las que se testearon 5762 personas desde 2014, los hombres se acercan más que las mujeres a hacerse el test, al revés de lo que sucede en los hospitales. El promedio de edad fue de 33 años. El 1,35% de las personas testeadas recibieron un resultado positivo, con una prevalencia mayor en los hombres que tienen sexo con hombres.
“La prevalencia [de la infección] durante la campaña está por encima de lo estimado para el país e incluye a las poblaciones vulnerables, que es lo interesante de esta estrategia. Por eso es esperable un aumento de número de casos: estamos diagnosticando personas que no sabían que estaban infectadas. Son nuevos diagnósticos. No sabemos si son nuevas infecciones”, aclaró Durán.
En el país, el 0,3% de la población vive con el virus, de acuerdo con el último Boletín sobre VIH, sida e ITS en la Argentina de la Dirección de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual del Ministerio de Salud de la Nación. El año pasado, se infectaron 5500 personas (0,13/1000 habitantes), según estimó Onusida con las estadísticas sanitarias que informa el país.
En 2013, la cartera sanitaria nacional publicó una resolución que promueve el uso del test rápido de VIH. En la Ciudad, la prueba se aplica desde un año antes: entre 2012 y 2015, su uso creció un 125% en la jurisdicción, de acuerdo con el boletín epidemiológico de la Coordinación Salud Sexual, Sida e ITS del Ministerio de Salud porteño. De 15.700 tests, pasaron a hacerse más de 35.000 en la ciudad.
El VIH se transmite al tener relaciones sexuales sin protección (preservativo en la penetración vaginal, oral u anal y campo de látex durante el sexo oral a las mujeres), compartir elementos cortopunzantes que no sean descartables o estériles, incluidas las prácticas médicas, y durante el embarazo, el parto y la lactancia sin el tratamiento adecuado para prevenir la transmisión madre-hijo.
La prueba, ya sea convencional o rápida, detecta en la sangre los anticuerpos que el virus produce en el organismo cuando lo infecta. Esto no es inmediato; puede demorar hasta un mes. El cuestionario que los profesionales hacen al momento de la prueba indaga sobre posibles exposiciones de riego y ese “período de ventana”.
En la ciudad hay 35 centros de salud en los barrios, hospitales y ONG que cuentan con un Centro de Prevención Asesoramiento y Diagnóstico del VIH/sida (Cepad) donde se ofrece el test rápido, que consiste en colocar una gota de sangre en una tira reactiva.
El resultado, que demora unos 15 minutos, puede ser negativo (fuera del período ventana, indica que no hay infección) o positivo. En este caso, hay que hacer una prueba convencional, más completa, en el hospital para confirmar el resultado para iniciar el tratamiento adecuado lo antes posible.
“Si hoy una persona tiene dudas sobre la exposición, mañana se hace el test rápido y el resultado es negativo, se le indicará que lo repita en un mes por el período de ventana. Por eso es importante el asesoramiento, que se le explique esto a la gente”, agregó Durán.
Los resultados en la vía pública aportan, para la especialista, dos indicadores relevantes. “El test rápido mejora el acceso de la población masculina a la prueba de VIH y salir a la calle podría servir como estrategia para otros controles de salud”, resumió.
De acuerdo con los registros a 2016, la incorporación en 2012 del test rápido de VIH en el primer nivel de atención del sistema sanitario porteño permitió que un 48% más de personas conocieran su diagnóstico. También, redujo un 7% los diagnósticos tardíos, cuando la infección provoca síntomas. “Nuestra experiencia demuestra que, siempre, para las personas es mejor saber”, finalizó Durán.
Preguntas y respuestas sobre el test rápido
¿Cómo es la prueba?
Se extrae una muestra de sangre con un pinchazo en la yema del dedo (como para determinar la glucosa) y se coloca en un tira reactiva que da el resultado en 15 minutos. Esto permite que más personas accedan a la prueba.
¿Quiénes deben hacérselo?
Todas las personas que hayan estado expuestas al virus porque tuvieron relaciones sexuales sin preservativo, compartieron un elemento cortopunzante con restos de sangre (aros o agujas para tatuajes o consumir drogas, entre otros). Las parejas que están buscando un embarazo y las embarazadas con sus parejas también deben hacerse el test.
¿Dónde se puede hacer?
El test rápido, gratuito y confidencial, se ofrece en 35 centros de salud, hospitales y ONG de la ciudad. Se puede consultar la dirección en este sitio.

Por: Fabiola Czubaj
Fuente: La Nación https://www.lanacion.com.ar/2153642-prueba-rapida-de-hiv-en-espacios-publicos-de-capital-a-78-personas-les-dio-positivo

Comentarios cerrados.